Por último llegan Ciro Litio y Seth Ethel asegurándose de ser los últimos, todas las personas han entrado a la ciudad cerrándose las grandes puertas y observando como una persona pasada de peso entre la multitud guía a las personas sujetando un mapa en sus manos. Quien es él? fue mi pregunta, Ludwig Grid me responde que es únicamente otra persona de entre la multitud que conoció en aquella larga travesía en el barco hacia este lugar. Ese mapa en sus manos fue la clave de lo que fue su futuro, pues ahora es el gobernante de la ciudad. Fue elegido públicamente como aquella persona que los representaría en cualquier decisión junto a los guerreros de este nuevo imperio.

Después de la libre votación en la plaza central me dirijo hacia su morada, este personaje fue el que guio a las personas hacia las ubicaciones mas de acuerdo para habitar sus casas de acuerdo a su profesión.

Toco la puerta y exclamo ser el caballero de esta ciudad.

Gobernante, mientras entro a su casa sostiene una jarra con cafeína y el vapor que la describe:

“Adelante.”

Inmediatamente observo a su esposa y a su hija. Sus palabras como gobernante pasan a un segundo plano al observar a Selene, su hija.

Gobernante:

“Eres el caballero o el mensajero? A quien se le ha obsequiado

A las tres semanas llego el día que cambiaria mi historia en esta ciudad. Mi maldición iniciaría, la noche había caído y me encontraba caminando desde la plaza central observando los movimientos de este pueblo. En la entrada principal se encontraban trabajadores dándole mantenimiento a la puerta, otros se encontraban limpiando su parte superior. En esta escena los hermanos Arpa junto a Ciro Litio y Ángel Altares estaban en sus hogares, en los mercados o bien desenvolviendo alguna que otra actividad social en el mercado. Saul Tirol y Darío Austral estaban cuidando una de las dos torres junto con los nuevos guerreros.

De pronto observo como Ludwig Grid da la orden para abrir la puerta sin razon alguna, me sorprende pues es una decisión que va contra las reglas. La luna es sangrienta e inmensa… La persona que está junto a la puerta es aventada cuatro metros de aquella escena observando

0